digital

“Los ingenieros biomédicos pueden ayudar a que se agilicen los procesos de transferencia científica por su doble perfil: tecnológico y clínico”

Daniel Ruiz, Director del grado de ingeniería biomédica de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante, estuvo en el II Foro de Cirugía Digital analizando la importancia de la transferencia científica y el papel del ingeniero biomédico en ella

El Dr. Daniel Ruiz, Director del grado de ingeniería biomédica de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante, fue otro de los ponentes clave en el II Foro de Cirugía Digital celebrado, en esta ocasión, de forma virtual. Bajo el título Transferencia del conocimiento, Daniel ofreció una ponencia con una perspectiva muy completa sobre lo que supone la transferencia científica en la medicina y cómo actúan en ella las diferentes figuras implicadas. Asimismo, hizo especial hincapié en el papel de los ingenieros biomédicos en todo este proceso. Un papel cada vez más demandado en cirugías caracterizadas por cierta complejidad. 

El doctor comenzaba su ponencia afirmando: “La transferencia de conocimiento, ya provenga de la ciencia o del mundo de la tecnología, al final es “coger” conocimiento, dependiendo del ámbito, y llevarlo a un producto que sea útil a la sociedad. En este proceso de transferencia del conocimiento participan diversos actores que son fundamentales para que llegue a buen puerto. Uno de los actores son los investigadores, parte fundamental de esta transferencia de conocimiento porque es de donde parte esa transferencia.

El primer factor, tal y como afirmaba Daniel, son los investigadores; clave en el origen de este proceso. “Los investigadores son los que tienen la idea, independientemente del origen de ésta. Puede ser que la idea derive de otra investigación. Esto suele pasar con la investigación aplicada.Tenemos una investigación básica que puede ser el conjunto de estas fórmulas o algoritmos o la optimización de una determinada fórmula química, etc. Y cómo esta investigación básica se aplica a un determinado ámbito, aquí tendríamos las ideas que han derivado de investigaciones anteriores.

Luego tendríamos un origen que parte de una necesidad, es decir, aparece un determinado problema que debe resolverse. Normalmente a un investigador o a un conjunto de investigadores se les ocurre cómo resolver este problema. Esta resolución ha partido de la necesidad. Además, el proceso de investigación parte de una hipótesis que tiene una experimentación, para hacer la experimentación se deben implementar determinados aspectos de la investigación.

Al final, todo este trabajo de investigación, normalmente acaba en publicaciones que lo que hacen es contar al mundo científico cuál ha sido el proceso que ha desarrollado la investigación y los resultados. Esto, en una escala de madurez tecnológica que se conoce como TRL, se queda normalmente en nivel 2 o 3. Para que se hagan una idea, que un producto tecnológico pueda sacarse al mercado implica un nivel 9, es el máximo nivel de madurez”.

El segundo factor clave de esta tríada son las empresas: “Luego tenemos la empresa, que tiene una actividad fundamental: la financiación de esa transferencia. Si nosotros dejamos la investigación en un nivel 3 de madurez, ¿cómo la llevamos hasta el nivel 9? Eso implica un esfuerzo, un trabajo, otro tipo de desarrollo y un coste que es financiado por las empresas. Hay otro elemento que normalmente se olvida: cuando un producto llega al nivel 9 no está todavía transferido. Un aspecto que se olvida es que la investigación no se transfiere a las empresas normalmente, el objetivo es que ésta recaiga en la sociedad. Por lo tanto, todavía falta un aspecto importante que es el marketing y la venta de ese producto. Eso sería, muy brevemente, el ciclo completo de la transferencia”.

Los sanitarios, tal y como expuso Daniel en su ponencia, es el tercer pilar indispensable para que se produzca esa transferencia. “Cuando hablamos del ámbito sanitario, aparece otro actor que son los médicos, los sanitarios en general. Este actor también participa activamente en la transferencia de diversas formas. Por un lado, con su conocimiento. Hay que tener en cuenta que la medicina es una ciencia con una larga historia y está muy especializada, tenemos muchas especialidades médicas y muy diferenciadas entre sí. El campo de conocimiento cuando hablamos de la salud es muy amplio. 

Además, tienen acceso a los pacientes. Para que la transferencia de conocimiento de investigaciones médicas o investigaciones tecnológicas aplicadas a la medicina se produzca es imprescindible que esto en algún momento se aplique a pacientes. Esto pasa por la colaboración con los sanitarios. Finalmente, los médicos van a ser o bien quien utilicen directamente estos prototipos o quien recomienden su uso a los pacientes; es imprescindible que ellos participen también en esta transferencia”.

Pese a que los tres actores suponen la base para este proceso, tal y como afirmaba Daniel, suele haber una lucha de poderes entre ellos que desencadena un resultado que repercute en los pacientes. “El problema que surge es que suele haber una lucha de poderes en las negociaciones para llegar al mercado e intenta ganar uno de esos tres factores. Esto genera un problema importante, y… ¿quién gana? La respuesta es muy sencilla, todos pierden. Al final no se ejecuta la transferencia y hay un efecto colateral que es que los pacientes pierden. Los pacientes que no participan en este proceso de transferencia muchas veces son los más perjudicado”.

Por último, el doctor reflejó la importancia de la labor de los ingenieros biomédicos en la actualidad: “Hay muchas experiencias de transferencia científica que llegan a buen puerto y llegan a las clínicas o acaban en los pacientes, pero no es un proceso fácil. Es un proceso muy complicado por las diferencias de pensamiento y análisis de los factores en los que participan y en los que, profesionales que se están formando actualmente como los ingenieros biomédicos, pueden incluso ayudar a que se agilicen estos procesos de transferencia, precisamente por su doble perfil. Por un lado tienen ese conocimiento tecnológico y por otro lado, también tienen ese conocimiento clínico y esa visión”. 

Te mostramos su intervención al completo en nuestro canal de Youtube. Además, podrás revivir el webinar al completo y el resto de encuentros virtuales celebrados con anterioridad. No te los pierdas.

Avamed Synergy se instala en Distrito Digital

Tras su incorporación al Distrito Digital a principios de año, el equipo de Avamed Synergy continúa trabajando en sus proyectos en Alicante

La sede dedicada a I+D+i de Avamed Synergy continúa trabajando en sus proyectos en el Edificio 1 del Distrito Digital ubicado en Alicante. Este gran ecosistema tecnológico e innovador actúa como escenario ideal para la labor que desarrolla día tras día Avamed Synergy. El trabajo conjunto de todo el equipo ha favorecido que ha día de hoy se hayan abierto cantidad de oportunidades y proyectos que poco a poco verán la luz. La llegada a las oficinas de Distrito Digital ha supuesto para la empresa murciana una gran oportunidad para potenciar este proceso de cambios y avances.

“La planificación nos genera seguridad, la seguridad genera menos complicaciones y, por tanto, mejores resultados para el enfermo”

Juan Ángel Fernández, cirujano general del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, asistió al II Foro de Cirugía Digital celebrado en formato online

El cirujano general, asistente por segundo año consecutivo al Foro de Cirugía Digital, mostró en su ponencia la importancia de la tecnología en el ámbito quirúrgico, asegurando: “Gracias a la planificación quirúrgica, cuando vamos a entrar al quirófano, ya hemos operado al enfermo”. Además, Juan Ángel Fernández admitió que, pese a que los quirófanos se han digitalizado cada vez más en los últimos años, aún hay mucho por hacer, al igual que evidenciar de forma más clara la relación ingeniero biomédico, radiólogo, cirujano; pilares esenciales para el doctor en la planificación de cirugías complejas. 

Juan Ángel comenzó su intervención haciendo una breve presentación de su labor actual. “Soy cirujano general y coordino una unidad dentro del servicio de cirugía general del Hospital Virgen de La Arrixaca, una unidad dedicada específicamente al manejo de los sarcomas y los tumores mesenquimales. Este tipo de tumores si se caracterizan por algo es porque son muy indolentes desde el punto de vista clínico y suelen estar localizados en posiciones muy profundas en el organismo, por ejemplo en el retroperitoneo. 

Esos dos hechos, su localización profunda y el que no duelen, hace que crezcan poco a poco hasta que en el momento del diagnóstico son tumores de extraordinario tamaño, hasta unos 20 o 30 centímetros de diámetro en muchas ocasiones, que desplazan estructuras vitales. Precisamente por eso, una adecuada planificación quirúrgica como en cualquier otra cirugía, pero en este caso más, de carácter o de tipo tridimensional ayuda mucho para saber dónde se localiza el tumor, qué estructura se está desplazando y hacerlo desde un punto de vista anatómico perfecto. Con lo cual, cuando vamos a entrar al quirófano, ya hemos operado al enfermo”.

En cuanto a las ventajas que conlleva la planificación quirúrgica, además de la seguridad que ésta aporta tanto a paciente como a cirujano, Juan Ángel destacó lo que conlleva aplicarla en las cirugías más complejas. “La innovación de la planificación quirúrgica, cada vez es más útil. Lo sabemos porque conforme vamos haciendo casos, las indicaciones de la misma, son también mayores. Por supuesto que a cualquier enfermo le podríamos hacer una planificación, pero hay unos enfermos en las que la planificación es fácil de hacer. Es decir, tumores grandes con distorsión anatómica, en regiones donde hay estructuras nobles como la aorta o la cava, o sus ramas principales como es la pelvis, son evidentemente indicaciones muy sencillas. 

En esas situaciones, recuerdo casos en los que estábamos mirando la pantalla con la imagen en tres dimensiones moviéndola porque antes de llegar nosotros, ya sabíamos que detrás del disector nos íbamos a encontrar una arteria. Antes de ver la arteria ya sabíamos que estaba. Es decir, la planificación nos genera seguridad, la seguridad genera menos complicaciones y, por tanto, mejores resultados para el enfermo”.

Otro de los temas clave que se trataron en su ponencia fue la llegada de la digitalización a los quirófanos. Pese a afirmar que a día de hoy se han dado grandes pasos para implementarla en los quirófanos, el doctor afirmó que aún hay mucho por hacer. “Hay cosas que hacer pero sí es verdad que a día de hoy, por lo que yo veo en mi servicio en general, la gente está muy digitalizada. La COVID ha sido y es un completo desastre. Ahora bien, ha ayudado enormemente a hacer cosas que sabíamos que iban a pasar en los próximos diez años. Todas las crisis hay que aprovecharlas porque son siempre una oportunidad. Si a una situación de crisis con una tecnología que ya existe con gente que está muy acostumbrada, médicos jóvenes, muy acostumbrados a trabajar en un entorno virtual, le añades una tecnología tremendamente útil, el camino está hecho, es solo ponerse en marcha. 

Ahora bien, hay una serie de circunstancias que dificultan la aplicabilidad de esta tecnología, y no es por ella misma, si no por lo que significa el hecho de ser virtual. Hay que tener una muy buena relación con los radiólogos, muy buena relación con el equipo que se encarga de la interpretación de las imágenes. Entre el ingeniero biomédico y el radiólogo, tiene que haber un cirujano que sepa exactamente qué quiere y cómo lo quiere. Todo ello, rodeado de una especie de membrana que es la administración. Probablemente los cirujanos en general estén más preparados que la propia administración, porque articular la introducción de una tecnología tan grande como es esta que afecta a todos los ámbitos es tremendamente complejo, tanto desde el punto de vista organizativo como estructural como económico, no lo olvidemos”. 

El trabajo conjunto del cirujano, radiólogo e ingeniero biomédico, como afirmó el cirujano general, “es obligatorio que se evidencie”. Así explicó Juan Ángel la labor fundamental de esta tríada: La tecnología 3D va a acabar siendo un departamento dependiente de radiología en el que habrá un radiólogo y un ingeniero, inevitablemente. Si eso está externalizado, será la empresa externa la que tenga sus propios radiólogos y sus propios ingenieros. Si yo voy a hacer un 3D, no voy a hacer una resonancia aquí y otra allí y la interpretación, no. Se centraliza todo bien sea externalizando o incluso dentro del propio hospital y pertenecerán al mismo equipo y se dedicarán específicamente a eso. Hoy podrán hacer una reconstrucción de pelvis, mañana dos de cráneo o maxilofacial… Esto es imparable, de modo que ese tipo de organización o sea hace o nos va a salir carísimo y lo digo desde el punto de vista de la organización”

Por último, se trató el concepto de tecnología en la medicina, y en concreto en los quirófanos, tema clave en el Foro de Cirugía Digital. Haciendo referencia a ésta, el doctor nos habló de la Cirugía 4.0. Digitalización en los quirófanos. Lo que es la cirugía sigue siendo manual, sí es cierto que hay un concepto que es el de la cirugía 4.0. Ya sabemos que hay cirujanos que operan con un robot y en el cual verdaderamente el doctor no está operando, está operando datos. Porque él no ve a través de una óptica, ve a través de un monitor en el que un ordenador interpreta una imagen, la digitaliza y te la pone delante. Tú tocas unas teclas y es el robot a través de esa información eléctrica, por cable, el que opera. Esa es la cirugía 4.0., el máximo exponente de la digitalización«.

Para que esa realidad, la implementación tecnológica en los quirófanos, vaya un paso más allá y se pueda observar de forma más clara en el ámbito sanitario, Juan Ángel afirmó que se trata de una cuestión principalmente política: “En este tipo de cuestiones, el personal sanitario “pincha” poco. Es una decisión de carácter político, es decir, si tú quieres hacer un hospital virtual o un hospital digitalizado al cien por cien que es mucho más efectivo y mucho más barato, lo vas a poder hacer. La cirugía sigue siendo la misma cirugía de siempre, pero yo voy a saber a qué hora está mi enfermo, a qué hora ha empezado, lo voy a tener todo y con dar a un botón voy a sacar toda la información necesaria. Imagínate eso pero digitalizado a todos los niveles, sin papel. Es una cuestión de carácter político, de carácter organizativo”. 

Te mostramos su intervención al completo en nuestro canal de Youtube. Además, podrás revivir el webinar al completo y el resto de encuentros virtuales celebrados con anterioridad. No te los pierdas.

Caso de éxito Traumax Response

Reconstrucción de acetábulo

La primera fase es realizar un estudio en la región articular pélvica izquierda, con el que se denota un componente articular protésico para rescate previo. 

Vista lateral derecha
Vista lateral izquierda

Con ello, se hace una simulación de la cavidad acetabular y del estado del hueso pélvico del paciente.

Vista anterior
Vista lateral izquierda

A partir de ahí, se procede a la segmentación de estructuras de la articulación en base a la estructura morfológica y el estado del área a revisar: libro acetabular, cabeza femoral y acetábulo. 

Vista anterior
Vista lateral izquierda

ZONAS DE FIJACIÓN

Zona I: si se desea colocar un tornillo en esta zona que “apunte” hacia la cresta iliaca, se debe colocar un tornillo que como mínimo sea de 50 mm para conservar una buena fijación de 20 mm en ese hueso. 

Zona II: se recomienda colocar en esta zona tornillos mayores de 20 mm ya que los primeros 20 mm es un hueso menos denso y luego empieza el hueso más macizo. 

Zona III: se recomienda colocar en esta zona tornillos de 24 a 30 mm. 

Zona IV: solo se recomienda colocar tornillo con dirección hacia el isquion ya que es la zona que tiene mayor densidad ósea. 

Zona V: se recomienda colocar tornillos direccionados hacia la rama del pubis los cuales pueden ser mayores a 24 mm pero deben ser direccionados por todo el centro de la rama.

Se recomienda que la fijación del cotilo sea en la zona II, la zona V y entre la zona III y IV, ya que son las zonas donde tienen mayor densidad ósea. 

Reconstrucción en impresión 3D gracias a la tecnología de Stratasys y TechFit Digital Surgery.

Digital Surgery Meeting

https://www.dsmeeting.com/home

El próximo mes de octubre estaremos participando en el Annual Global Digital Surgery.

La cirugía digital, la próxima frontera de la cirugía, se define como la convergencia de la tecnología quirúrgica, los datos en tiempo real y la inteligencia. Desde la transición de la cirugía abierta a la laparoscópica, y de la cirugía laparoscópica a la cirugía robótica, el paradigma digital en cirugía está trayendo cambios sin precedentes a este sector tan antiguo. Hasta ahora, las mejoras continuas en las herramientas quirúrgicas han permitido procedimientos técnicamente mejorados: incisiones más pequeñas que se traducen en tiempos de recuperación del paciente reducidos, mejor acceso a espacios profundos y angulados dentro del cuerpo, maniobras más precisas y visualización en 3D. El poder de los datos vinculados y los avances en Inteligencia Artificial (IA) están comenzando a tener un impacto real en la forma en que se realizan las cirugías. Las empresas, los inversores, los cirujanos y los sistemas de salud están compitiendo para acelerar la digitalización de la cirugía con el fin de mejorar, en mayor medida, los diagnósticos de los pacientes, al tiempo que se reducen los costos y las desigualdades entre poblaciones, se mejora la calidad y se brinda atención quirúrgica más personalizada.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar